Los quesos holandeses Winter Park se distinguen por un sabor único y cremoso, calidad indiscutible y una gran variedad de sabores. Son quesos elaborados con las antiguas tradiciones holandesas que han sido pasadas de generación en generación. Los quesos Winter Park son madurados por varias semanas en estantes de madera en el corazón de Holanda, la tierra de los molinos y verdes pastizales. Cada queso es volteado a mano hasta lograr su maduración y calidad única. Ideal para compartir en una tabla o para usar como ingrediente en cualquier platillo caliente o frío, el sabor que cada queso te dará resaltará cualquier preparación.